El proceso creativo

Cualquier día a cualquier hora, surge una idea, una idea que te parece buena para empezar ese trabajo que aún no sabes cómo resolver. El contacto con tu lugar fetiche hace el resto.  Allí hay color, materiales,  y el ambiente en el que normalmente trabajas. Has decidido el soporte, tienes delante un arco iris luminoso de botes de color y te gustaría emplearlos todos, pero sabes que eso no es posible. Tu trabajo tiene que ser claro y bien estructurado, con sentido y sobre todo debe tener un concepto en el que fundamentarlo. A veces, todo va surgiendo tal y como lo tenías en la cabeza, sin embargo en ocasiones, lo que has pensado no funciona, o al menos eso piensas. Apelas a la concentración, y si, esa es la clave. La imaginación, el poder  ver mas allá de donde te encuentras, ver los colores sobre el lienzo después de aplicar la técnica, tu técnica. ¡Resuelto!,  pero aun así, hay un largo camino que recorrer. El proceso creativo  implica dedicación y compromiso con un trabajo, que tendrá que ser expuesto al juicio del público. Llegará a un lugar expositivo y allí estará el resultado de las horas, los días y la búsqueda que dedicaste a llevar al lienzo todo lo que  tu corazón ha ido dictándote.

Verónica Romero Experta Universitaria en Teoría Estética y Arte Contemporáneo

Compártelo:

Deja un comentario

  • (no será publicado)

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


© LCAMálaga. Todos los derechos reservados | Avisos legales | Mapa Web

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies