Juanjo Fuentes

Juanjo Fuentes

Juanjo Fuentes nace en Málaga. Fue colaborador, en la década de los ochenta, del colectivo Agustín Parejo School, un grupo de artistas-activistas que llevaban a cabo sus trabajos en diferentes soportes (fotocopias, carteles, postales, vídeos, chapas…). Recuerdo de esos años la pintada POEZIA en la antigua Facultad de Letras de Málaga en calle San Agustín. El grupo se disuelve en los primeros años de la década de los noventa, después de su último proyecto, «Sin Larios». Juanjo es editor y un gran coleccionista que ha retomado feliz su actividad artística.

[…] En su trabajo, que juega con diferentes escalas, podemos encontrar a tamaño natural desde una taza a un bocata, frutas, embutidos y hortalizas. Porcelanas… y todo esto trufado con miniaturas diversas.

Pero el juego de Juanjo —como, por ejemplo, en el relato del pintor encarcelado que pinta en la pared un paisaje con un tren que entra en un túnel y por ese mundo el pintor desaparece de su celda— está en los detalles, en las miniaturas. Un mundo que se nos abre, tan profundo que necesita toda nuestra atención para poder imaginar lo que está sucediendo. En definitiva, un astrónomo que mira las estrellas con el telescopio y un biólogo que mira por el microscopio las células ven lo mismo.Juanjo nos pone en una situación de aparente dominio sobre estos pequeños relatos. Solo hemos de ver e imaginar por qué los carnívoros con sus trajes de carne y los veganos con su desnudez en el paisaje encerrado en esféricas urnas van de la mano.

Chema Lumbreras

[…]Si más gente mirase al mundo como Juanjo lo hace nos libraríamos de muchísimas estupideces y ardores estomacales. 

Juanjo construye pequeños paisajes dentro de queseras, copas invertidas o fanales de cristal. En ellas una verdura, vegetal o fruta -siempre de plástico o tela- actúa como tótem para componer una escena llena de pequeños personajes diminutos, muñequillos de maqueta, que protagonizan situaciones divertidas, absurdas o, normalmente eróticas. En otras piezas no son las lechugas, cebollas o pepinos los protagonistas, sino los embutidos, el mundo cárnico. Abundan también sus bibelós -figuras de porcelana de Lladró o similares- intervenidos y transformados de su cursilería original para convertirse en embajadores del atracón, la mofa y el chorizo.[…]

Juanjo ante todo esto se ríe, quita yerro, pone plástico, e intenta hacerte reír: de tanta idiotez, de tanto ridículo, de tanta intolerancia, de tanta postura inamovible y tanta tonta solemnidad. Y luego se ríe en estéreo, como sólo él sabe, pone cara de Joker sobre un payaso de Lladró y tú no sabes bien si te está tomando el pelo o te está dando un abrazo.

Héctor Márquez

Compártelo:

OBRA


© LCAMálaga. Todos los derechos reservados | Avisos legales | Mapa Web

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies